A vueltas con la paridad

En la víspera de la celebración del Día Internacional de la Mujer 2013, dice Cospedal que el sistema de cuotas para equilibrar la proporción entre hombres mujeres en cargos directivos es “ofensivo” y “machista”. Que lo justo sería ser valoradas por méritos y capacidades. Muy cierto. Pero se olvida de que es una medida impuesta para obligar a tener en cuenta de igual forma a hombres y mujeres a la hora de otorgar un cargo de responsabilidad. Algo que hasta hace no tanto tiempo no ocurría.

diaint_mujertrabajadora_2013_ugtNo conozco ningún caso en el que una mujer haya pasado por encima de un hombre sólo por completar una cuota. Quizá sí se haya tenido en cuenta su condición para decidir, pero casi siempre después de verificar una similitud en cuanto a capacidades profesionales. Sí he visto, en cambio, muchos casos en los que un hombre era ascendido sólo porque a los hombres se les presuponen mejores cualidades ejecutivas. Hay quien aún no concibe que una mujer le dé órdenes.

Resulta curioso que sea una política la que critique los criterios de selección laboral que se basan en el género. Todos sabemos que, en su profesión, la designación se realiza en función de la influencia y los contactos dentro de los partidos. O también por razones electorales. Ya sabemos que, hoy en día, una mujer candidata es un medio más con el que nos venden modernidad. Ambos, motivos de peso. Por no hablar de que en algunos casos la capacidad que más se valora para ser incluído en una lista electoral es la de conseguir fondos, y no siempre de forma transparente. Este mérito sí que es ofensivo.

Por otro lado, decisiones como las de sus colegas Sáinz de Santamaría o Chacón, que renunciaron a su baja maternal por regresar cuanto antes a sus obligaciones, no ayudan al resto de mujeres que luchan por conciliar su vida familiar y laboral. Da la impresión de que ciertos derechos adquiridos, y hasta ahora incuestionables, son prescindibles.

Cospedal en León

Dolores González de Cospedal

De otra parte, si el marido se va o no al fútbol en lugar de bañar a los niños, parece una cuestión que debe resolverse a nivel doméstico. Pero sí corresponde a la autoridad competente legislar de forma que los horarios laborales españoles por fin sean racionales. Algo que las últimas reformas en la materia abordadas por su partido están muy lejos de pretender.

Está muy claro que la paridad no es la solución a la situación laboral de la mujer. Nadie lo discute. Pero sí es un comienzo en el largo camino de la igualdad en el trabajo entre hombres y mujeres. La realidad es que hoy las mujeres siguen cobrando menos que los hombres porque realizan tareas peor pagadas y aún siguen encontrando mayores limitaciones para promocionar en sus empresas. Que muchas pierden sus empleos por algo tan simple como ejercer la maternidad. Y, estadísticamente, que son mayoría en todas las carreras y con mejores calificaciones que sus compañeros. Lo cual no significa que todas sean brillantes ni que no haya hombres que destaquen. Pero sí que algo se está haciendo mal si todavía el debate se centra en si paridad sí o paridad no. Y de esta lentitud e inoperancia para tomar nuevas medidas, reales y eficaces, mucho tienen que decir políticos -y políticas- como Cospedal.

Anuncios

2 pensamientos en “A vueltas con la paridad

  1. Pues sí Susana, no es que estemos para ir con las pancartas como las sufragistas americanas pero casi (si Anthony Susan Brownell (1.820-1.906) levantara la cabeza le caía rodando…y a Clara Campoamor (1.888- 1.972)ni digamos…).Pero este es un mundo “de hombres” y el matriarcado me parece a mí que sólo a la hora de cocinar,lavar,limpiar y demás “agradecidas” tareas domésticas…En cuanto a la repentina y desaforada incorporación de esas dos joyas de la política a la vida laboral después de “dar a luz” (en su caso se les fundió la bombilla..)quizás es por que tienen la peregrina idea de que una mujer ,para demostrar sus capacidades profesionales,debe ponerse a la altura de un hombre ,biológicamente, y actuar como si “aquí no ha pasado nada.. parí anteayer pero estoy de nuevo entre vosotros…” (absurdo en este caso porque él también goza de 15 semanas de baja por paternidad así que a mí que me expliquen sus motivos).Y renunciar a ese derecho reconocido por Ley en La Unión Europea (y que si no hubiera sido por la crisis pasarían a ser 20 semanas) me parece una COMPLETA ofensa y falta de respeto hacia todas aquellas madres que luchan,como tú dices, “por conciliar la vida laboral y familiar”.Aunque claro…ellas quizás no se levantan a las 6 de la mañana y antes de ir a trabajar tienen que ocuparse de sus hijos y llevarlos al colegio ,guardería o casa de algún familiar,porque estas “señoras” pueden permitirse el lujo de contratar a 14 “nanys…”y otras tantas empleadas del hogar.Pero bueno…así está el mundo y creo sinceramente que, tal y como están las cosas…,esto va para largo…Cuando la igualdad sea “Eso” tú y yo un par de fósiles… o siendo más optimista…dos alegres ancianitas a un paso de convertirse en momias…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s