Francisco I, el Papa latino

El número 266 será el primer Papa no europeo en 1300 años, el primero que pertenece a la Compañía de Jesús, orden fundada en el siglo XVI, y el primero que ejercerá el ministerio papal con el nombre de Francisco I, en honor al santo de Asís consagrado a la pobreza. Toda una declaración de intenciones de marcar una época y un giro en la forma de encabezar la Iglesia Católica.

English: Cardinal Jorge M. Bergoglio SJ, Archb...

Cardenal Jorge M. Bergoglio SJ, Arzobispo de Buenos Aires, ahora Francisco I. (Photo credit: Wikipedia)

Son muchas las esperanzas que despierta la elección del arzobispo de Buenos Aires, Jorge Mario Bergoglio, como nuevo Pontífice. Entusiasmo en un continente que da cabida al 42% de los fieles católicos del planeta y ahora ve que uno de los suyos regirá los designios de su fe. Una fe marcada por la fuerza que el protestantismo va cobrando, y por una pobreza que, además de no remitir, no obtiene adecuada respuesta desde El Vaticano. La llamada Teología de la Liberación, movimiento conformado por los sacerdotes y misioneros católicos que luchan por los derechos de los más desfavorecidos en Latinoamérica, no ha tenido nunca buena acogida en la curia. La espectativa acerca de la respuesta que recibirá esta cuestión con Francisco I está abierta.

Curioso es el hecho de que, precisamente ahora que los movimientos ultraconservadores de la Iglesia tomaban fuerza, sea un jesuíta el encargado de conducirla. La Compañía de Jesús siempre fue una orden temida en Roma, considerada aperturista, enfrentada abiertamente a facciones como el Opus Dei, y la misma de la que forman parte destacados teólogos de la Liberación, como los asesinados en 1989 en El Salvador, entre los que se encontraba Ignacio Ellacuría. El papel diplomático que el nuevo Papa asuma también parece que será digno de análisis.

Sin embargo, no es Bergoglio un líder considerado progresista. En materia ideológica, se ha opuesto frontalmente al reconocimiento de las uniones homosexuales y al aborto, incluso en casos de violación. Sin embargo, el rasgo que despierta más controversia es su actitud política. Frontal opositor de los Kichner, se le acusa de colaborar, e incluso de entregar a varios de sus compañeros, durante la dictadura de Videla.

De Bergoglio se destaca su vida austera. Residente en un modesto apartamento de Buenos Aires y usuario habitual del transporte público, califica la pobreza como “inmoral, injusta e ilegítima”. Destaca que “los derechos humanos se violan no solo por el terrorismo, la represión y los asesinatos, sino también por estructuras económicas injustas que originan grandes desigualdades”. No está claro cómo encajará este perfil de hombre humilde y seguidor de San Francisco de Asís en el entorno de fastos de El Vaticano.

Como sucede con todo cambio de esta magnitud, son muchas las espectativas creadas en torno a la figura del ya nombrado Francisco I. Sin embargo, quizá se esté sobrevalorando la capacidad reformisma y transformadora de un pontífice que, a pesar de su carácter firme y sus cualidades de liderazgo, llega con ya cumplidos 76 años y del que por tanto no se espera un mandato de mucho más de una década. Al menos espera tener a Dios de su parte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s