Otro rescate para el rescate

El presidente del Gobierno portugués anuncia que reducirá de forma notable el gasto en sanidad, educación, prestaciones de la Seguridad Social y empresas públicas. Los nuevos recortes tratarán de equilibrar el presupuesto después de que el Tribunal Constitucional portugués declarara ilegal la supresión de la paga extra de verano a funcionarios y pensionistas, y la rebaja de prestaciones por desempleo y enfermedad para este año. No hacerlo supondría, según Passos Coelho, tener que pedir un nuevo rescate.

Manifestación Lisboa 21-S

Manifestación del 21-S en Lisboa (Photo credit: manudiarioliberdade)

El alto tribunal considera que las medidas aprobadas por el Parlamento violan el principio de igualdad a la hora de afrontar sacrificios. Tal recorte ahorraría al Estado 1.350 millones de euros. Sin embargo, de una u otra manera, los ciudadanos lusos deberán renunciar a más derechos y servicios. Y, de seguro, los más afectados sean precisamente los de clases más bajas. La pregunta, no por tantas veces repetida mejor respondida, es a dónde nos conducen los rescates y las medidas de la troika.

Porque dos años después de aprobarse el plan de ayuda desde Bruselas, las duras medidas impuestas no sólo no han conseguido mejorar la situación económica portuguesa, sino que cada vez están más lejos de conseguirlo. En un país que ha visto menguar su Producto Interior Bruto en casi un 4% durante el último trimestre de 2012, crecer el desempleo hasta el 20% y estancarse todos sus sectores productivos, la salida a este callejón no parece ni fácil ni viable.

Por otro lado, el escenario político presenta una división interna notable. El Gobierno está a expensas de la troika y sus dictados. Mientras, el resto de instituciones, como el propio Tribunal Constitucional, actúa según las reglas nacionales. De ahí se desprende lo que ya era público y notorio: la pérdida de soberanía nacional en los estados periféricos es un hech0, si no de derecho, si de hecho. Y es que las leyes ya escritas de poco valen cuando hay que tomar decisiones pensando únicamente en los mercados.

Manifestación Lisboa 21-SLa reacción del Gobierno a la sentencia consistió en una durísima declaración en la que acusaba al tribunal de poner en riesgo la credibilidad financiera del país y colocarlo al borde de una nueva quiebra. Y qué mayor quiebra que el hecho de que ya 1 de cada 4 portugueses vivan por debajo del umbral de la pobreza, muchos niños pasen hambre y subsistan gracias a los comedores escolares, o que se deje de ir al médico porque sólo la consulta de urgencias cueste 20 euros cuando el salario medio no supera los 850 ni el mínimo 500.

Para una Europa rica que se financia gratis a costa de estrangular a los vecinos del sur -a los que antes, con tratados leoninos de por medio, esquilmaron todo su poder productivo, desmantelando su industria, agricultura, pesca, etc.-, la política de rescates no supone más que una huída hacia delante, suicida y temeraria, para mantener su hegemonía cuando ven que su estatus se les empieza a resquebrajar.

Y no dejan de sacrificar peones que protejan a la reina, Alemania, a costa de la pérdida del bienestar de millones de ciudadanos. Ahora parece que le tocará a Eslovenia, mientras que España e Italia nunca han dejado de estar en el disparadero. Está más que dicho. O camblia el enfoque o nos hundiremos todos. Pero o no se enteran o siguen buscando la manera de encaramarse al último bote antes de que el barco se vaya a pique.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s