Derecho a la mala vida

Manifestación en El Salvador por la causa de Beatriz.

A una joven salvadoreña de 22 años, enferma de lupus, con insuficiencia renal, en peligro de muerte y embarazada de un feto sin parte del cerebro, le ha sido denegado el amparo constitucional para interrumpir su gestación. Cuatro de cinco magistrados han decidido impedir que a Beatriz se le practique un aborto, a pesar de que el embarazo debilita en extremo sus defensas debido a su enfermedad y que el no nacido no sobrevivirá después del parto.

Las causas del fallo se basan en que el peligro de la vida de la joven no es inminente, como si la muerte se pudiera prever, y que el Constitucional salvadoreño no debe convertirse en un “tribunal de autorización de interrupciones de embarazos”. Vagos argumentos cuando se decide sobre una vida humana.

Mujeres salvadoreñas se manifiestan por la despenalización del aborto.
Roberto Escobar (Efe)

La realidad es que en El Salvador el aborto se prohibió para cualquier supuesto en 1990. Se penaliza con hasta 50 años de cárcel a las mujeres que se someten a él y 12 a los médicos que lo practiquen. El hecho es que la ley del país centroamericano es la más estricta de todo el continente. Y la dramática consecuencia es que en los últimos años han muerto 13 mujeres que podrían haber salvado su vida en el caso de que se les hubiera permitido abortar.

Es una curiosa contradicción para una normativa que defiende a capa y espada el derecho a la vida. Cómo se permite que seres humanos con rostro, nombre, apellidos y, en algunos casos además, otros hijos pequeños a su cargo (Beatriz tiene uno de dos años), pongan en riesgo su vida por una causa sin futuro y por una ley que ataca precisamente aquello que defiende.

Cabría explicar en sentencias como éstas cuál es la razón real que lleva a la decisión de comprometer a una mujer joven con cargas familiares, y a quién beneficia una sociedad que obliga a que nazcan niños a medio formar, con deficiencias serias y esperanza de vida muy limitada. Me niego a creer que ése sea el futuro que estos jueces y legisladores deseen para sí mismos o sus familias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s